(BIFF 3) Sicilian Ghost Story (2017), Fabio Grassadonia y Antonio Piazza

Fabio Grassadonia y Antonio Piazza abrieron este año la Semana de la critica en Cannes con Sicilian Ghost Story. No era la primera vez que participaban, en el 2013,con su ópera prima Salvo, se llevaron el máximo galardón en esa sección del Festival de Cannes.

En ese primer trabajo se acercaban a la mafia siciliana y sus códigos a partir de la experimentación con diferentes géneros. En su segunda película regresan a esa Sicilia que conocen bien para contar la historia de Giuseppe y Luna, dos adolescentes que tienen, por decir lo menos, una conexión especial. ¿No es acaso así siempre un primer e intenso amor, lleno de miradas y no dichos y, sobre todo, alimentado por la ilusión de lo que aún no se ha vivido, de lo que se insinúa apenas como un futuro venturoso juntos?

sicilian 2

Sin embargo, lo que parece ser una sencilla y tierna historia de amor rodeada de paisajes idílicos potenciados por una fotografía cuidada, no tarda en complicarse y tornarse sombría. Así como en una de las escenas iniciales hay un perro agresivo que amenaza a los protagonistas otros peligros los acechan y se cernirán sobre ellos.Y es que en estos bellos paisajes, en esas apacibles calles donde todo el mundo parece conocerse también vive la mafia y se siguen sus reglas, entre ellas la temible omertá que aunque no sea nombrada explícitamente en la película está más que presente. Este código del silencio siciliano implica que nadie debe denunciar actividades ilícitas o a sus implicados, el que lo haga será terriblemente castigado.

Grassadonia y Piazza llevan, en esta ocasión, aún más lejos su gusto por mezclar géneros y hacen de Sicilian Ghost Story una cinta difícil de clasificar (y a veces no fácil de seguir para el espectador) en la que prima el tono metafórico y poético, plagado de elementos simbólicos (como el agua) y fantásticos, para contar, por un lado y como ya lo dije, una historia de amor a la que se suma el relato de una amistad íntima entre dos jovencitas , las tensas relaciones con los padres y un suceso violento y triste basado, por desgracia, en hechos reales.

sicilian agua

Tras ver la película no pude evitar pensar en el personaje de Eva luna creado por Isabel Allende en el libro del mismo nombre en el que la protagonista ofrecía a quienes así lo quisieran, contarles la historia de su vida pero con modificaciones que lograban suavizar o cambiar ciertos momentos duros. Me pareció que los directores quisieron hacer lo mismo, retomar una trágica historia real y contarla con un toque de luz en medio de la oscuridad. Introducir amor donde parece haber primado la desolación y la tristeza, sembrar algo de esperanza a un relato donde los fantasmas son aquellos silenciados a la fuerza, los perdidos mientras todos callan. Esto brinda, sin duda, ciertos momentos de gran belleza visual y emotividad, sin embargo, creo que esta película hubiera podido ser aún más potente con una duración un poco menor. Cierta repetición en las situaciones y simbolismos le quita, a mi parecer, fuerza.

sicilian mural