Borg vs McEnroe (2017) Janus Metz

Una lástima descubrir que a “Borg vs McEnroe”, actualmente en cartelera, no le ha ido bien en taquilla.
No lo merece.
Quizás algunos creen que toca ser un gran fanático del tenis para disfrutarla y, francamente, no es así. No es mi caso, por ejemplo, y sin embargo, entre los libros, que he leído este año, y que he disfrutado mucho se encuentra, sin duda, “Open” de Andre Agassi.

open

El porqué las memorias de Agassi pueden ser interesantes para alguien que no sea un apasionado por el tenis es porque en ellas se abordan temas como la relación padre-hijo, el deseo de independencia, el temor al fracaso y la presión que se ejerce, desde niños sobre estos escogidos para ser deportistas profesionales. En el caso del tenis sumen a esto una increíble soledad, ahí están, solos en esa cancha sin un equipo en el cual apoyarse, enfrentándose a otro durante partidos que pueden durar varias horas. La película me recordó el libro, no solo porque una frase de Agassi la introduce, sino además en el sentido en que el mítico partido de Wimbledon 1980, que tuvo como protagonistas a estas dos figuras del tenis, es solo el telón de fondo para explorar algunos de estos temas.

tenis 2

Se ha insistido hasta la saciedad en cómo eran dos personalidades y estilos de juego muy distintos, aquí no tardamos en descubrir que son dos caras de una misma moneda, es más lo que los une que lo que los diferencia.
Dato curioso: el increíble parecido físico entre los actores y los verdaderos jugadores.

tenis 3 parecido