el gato que escribe

portada_escribe

Video viral

Se ha convertido en todo un acontecimiento viral en la red el video de un pequeño brasilero que le dice a su mamá que ya no quiere comer más animales. Cuatro millones de personas han visto el video y se han enternecido con el joven Luis Antonio. Más allá de la ternura que genera el vídeo me queda imposible no hacerme algunas preguntas: la primera, quizás un tanto tonta, es ¿cómo sabe la madre que debe grabar justo esa conversación? ¿Acostumbra tener la cámara o el teléfono activado en esos momentos? ¿vio para dónde iba la cosa y decidió grabarla rápidamente? o ¿tras otras conversaciones del niño le sirve el plato anticipando( ¿guiando? ) la reacción?

Segunda: La gente parece sorprendida por los comentarios del niño, que lo que está en su mesa es un animal que estuvo vivo y que para estar allí tuvo que morir (y ser decapitado, cortado en pedacitos y vendido). El niño, con total sentido común, deduce que el pulpo que come no puede ser diferente al que ha visto vivo en la televisión, en las películas, en algún acuario. Que el pollo que le sirven no puede ser distinto a los que ha visto vivos por ahí y así… Y de repente eso, una verdad tan clara y sencilla, se convierte en “una lección”, “en palabras sabias”, hecho que solo es posible gracias a la infinita distancia que tenemos ante lo que comemos y la manera cómo es producido ese alimento.
Solo en una sociedad que ha “higienizado” de tal manera el consumo de animales (ese pedazo que me como no fue nunca un ser vivo, ese jamón no es primo de Babe el cerdito valiente), solo en una sociedad en la que la producción masiva de animales para el consumo humano, con todo el daño que eso está ocasionando a los animales y al medio ambiente, se ha convertido en una industria tan poderosa, esas reflexiones pueden sorprender aún a alguien.

Rosa Cely

Lo que pone en evidencia el caso de Rosa cely:
1. La inseguridad y abandono que vive, desde hace años, el parque Nacional al que de poco le sirve tener a los carabineros ahí para que no ocurran horrores como este.
2. La total ineficiencia de la línea 123. No solo casi no llegan sino que la ambulancia que la atendió iba para otro lado.
3. El desastre del sistema de salud que, como para variar, privilegia solo a algunos. Esto incluye la lenta atención en el hospital designado.
4. Las fallas del sistema judicial que dejan en libertad a un violador y asesino condenado… el cual, obviamente, reincide sin problema.
5. La violencia contra la mujer que solo crece mientras nos parece normal estar rodeados de mujeres semidesnudas, letras de música agresivas y demás que solo convierten a las mujeres en objetos de consumo desechables.

Respuesta a: la Sierra, el documental maldito

Esta es mi respuesta a un artículo publicado en el portal Kien&Ke:

(este es el link al artículo en cuestión:http://www.kienyke.com/kien-escribe/la-sierra-el-documental-maldito/)

Me parece que el autor mezcla diversos temas lo que termina , por un lado, por quitarle peso a su argumentación, por el otro, atacando a personas que poco o nada tienen que ver con la situación que él denuncia.

Voy por partes. Al inicio de la reflexión Barrientos señala su tesis central: tras la proyección del documental La Sierra, poco o nada ha cambiado la situación de este barrio popular de Medellín, y, además, según el autor, el documental estigmatizó aún más a sus habitantes. Ya en el arranque Barrientos introduce adjetivos que indican hacia donde va, califica el interés por ver el documental como morbo. Según él, esa fue la motivación de muchos para verlo, además afirma que sólo impactó porque salió en televisión. Esta dos aseveraciones hubieran requerido, creo yo, más reflexión y análisis ya que generalizan, en una frase, la función que puede tener este tipo de trabajos.

Sigue leyendo Respuesta a: la Sierra, el documental maldito

Las mujeres somos así…

A veces me pregunto cómo se verá el mundo desde una cabeza masculina.

Si por unos minutos se me concediera la posibilidad de ser hombre ¿vería muchas cosas distintas?, ¿tendría fantásticas revelaciones?

No lo sé, creo, eso sí, y no sé por qué, que descansaría un poco. Tengo la idea, tal vez descabellada, de que si mi cabeza está todo el tiempo llena de cosas, de voces, de pensamientos, de cosas por hacer es porque tengo una cabeza de mujer. Un día como el de hoy, un día en soledad apenas si lo siento porque nunca estoy sola cuando no veo a nadie o, por lo menos, nunca en silencio. Siento que hablo y me contesto, me contestan esas múltiples voces que me habitan.

Sigue leyendo Las mujeres somos así…

De lo que se encuentra uno en el periódico

Leo hoy en la edición en internet de El Espectador las siguientes frases, correspondientes a un artículo sobre la actriz Kathy Saénz:

“Es mediodía. Es agosto. Su hijo Amador entra hoy al jardín. Su esposo el actor Sebastián Martínez quiere llevarlo, a como dé lugar. Horas antes han puesto una bomba en Bogotá. Kathy está radiante. Come fresas.”
Sigue leyendo De lo que se encuentra uno en el periódico

Cerati

LLevo semanas pensando en la entrada que quería dedicarle a Cerati. Tras años de vivir escuchando su música, viendo sus presentaciones en Bogotá, que solían ser numerosas, es difícil imaginarlo acostado en una cama, inconsciente.
cerati3
Las redes se inundan de mensajes de apoyo producidos por artistas reconocidos (como lo hizo Shakira en el día de hoy), no solo estos escriben mensajes diarios para él, sus fanáticos regados por el planeta lo hacen con insistencia. De seguro a muchos de ellos les ocurre como a mí que me cuesta escuchar su música desde que él se encuentra en coma porque, de repente, todas esa letras que están cargadas de recuerdos y sentidos tienen todas el mismo dejo de tristeza y melancolía.

Sigue leyendo Cerati

Una tragedia

Hace un mes leí la historia de un estudiante bogotano de 11 años que se ahogó durante un paseo escolar. Al parecer Robinson Mendoza se lanzó por un rodadero a una piscina en Silvania. Los padres exigen se investigue arduamente el caso para determinar con claridad qué ocurrió y por qué (un doloroso por qué) los profesores desatendieron al niño aunque este no sabía nadar.
Sigue leyendo Una tragedia

En blanco y negro

Murió Gary Coleman a los 42 años. Es difícil no leer la noticia y pensar en el niño protagonista deBlanco y negro, es difícil no hacerlo porque, por lo menos en mi caso, es el único recuerdo que tengo de este actor. Fueron muchos episodios los que vi de esa familia cuasi perfecta, no solo era el único ejemplo de familia interracial que tenía en la televisón sino que, además, todo era muy divertido y amoroso en ese apartamento de ricos a donde llegaron a vivir dos hermanos huérfanos y encontaron, lo que parecía un destino mejor.
gary-coleman-internado

Sigue leyendo En blanco y negro